La nueva situación está sacando a la luz muchas deficiencias a la hora de administrar y monitorizar todo lo que está pasando en las organizaciones.

La nueva situación está sacando a la luz muchas deficiencias a la hora de administrar y monitorizar todo lo que está pasando en las organizaciones, tanto a nivel de gestión y monitorización de las redes y sistemas, como de la utilización de los mismos por parte de los empleados.

Actualmente se trabaja en un entorno bastante complejo: algunas aplicaciones están alojadas en la nube pública, otras en la nube privada, se accede desde diferentes terminales, en diferentes ubicaciones y se utilizan distintos sistemas según los departamentos, entre otras situaciones. Todo esto tiene como consecuencia que sea complejo poder tener un conocimiento detallado de cómo se están comportando las redes y los empleados.

Esto está provocando que haya una tendencia clara a disponer de soluciones de analítica transversales. Es decir, soluciones que sean capaces de realizar la ingesta de las diferentes fuentes de datos para poder así disponer de cuadros de mando y reportes personalizados. A nivel de monitorización de red, no es lo mismo tener que contactar con la persona encargada de un conjunto de elementos, que normalmente se sienta a tu lado, que tener que hacerlo a distancia. Resulta vital poder tener información en tiempo real de todos los elementos, para solucionar de forma ágil cualquier incidencia.

Esta situación se repite en administraciones públicas que necesitan herramientas urgentes de fácil instalación, para monitorizar de forma centralizada la infraestructura crítica: hospitales de campaña, hoteles hospitalizados, residencias de mayores o centros de salud, entre otros.

Además, “se abre un nuevo paradigma en lo que se refiere al teletrabajo. Hoy en día, las fuentes más fiables para medir la actividad y productividad se encuentran precisamente en las redes y sistemas: servidores de correo electrónico, registros de VPN, registros de llamadas telefónicas, sistemas de videoconferencia y CRM”. Explica Rafel Rasilla, Business Development Manager de Viewtinet.

En resumen, “algunos de estos registros se guardan en las diferentes herramientas durante apenas unas horas, pues están pensados como logs de troubleshooting. Poder extraer todos estos registros y analizarlos de forma visual permite a las organizaciones valorar muchas de las cuestiones que se plantean: cuántas horas se está conectado, eficiencia en cuanto a diferentes aplicaciones o si se están utilizando las nuevas herramientas.

Hasta hace poco, todo esto conllevaba enormes costos de desarrollo para realizar todas las integraciones necesarias y montar una infraestructura, base de datos y capa de business intelligence”, añade el señor Rasilla.

Claves de una solución única

– Ésta no sólo cuenta con una capa de analítica inteligente, sino también con la base de datos y la integración automática de todas las fuentes del ecosistema de redes y comunicaciones de las organizaciones.

– Permite un despliegue más rápido, utilizado en esta situación de emergencia,  un coste muy inferior.

– Su fácil manejo otorga a las organizaciones cuadros de mando personalizados, intuitivos, interactivos y transversales, para mejorar el entendimiento tanto de sus redes y sistemas como de sus empleados.

Cubre además una capa importante de analítica aportando una sonda de red para monitorizar la calidad de experiencia de las aplicaciones, así como detectar aplicaciones o realizar capturas de paquetes.

Fuente: https://www.itenlinea.com/

Leave a Reply